El PSOE, cada vez más fuerte, vuelve a tener opciones claras de ganar las elecciones

El PSOE está empezando a subir en las encuestas. Tras su caída en mayo de 2014, la intención de voto del PSOE no había variado mucho. Había tenido altibajos pero tanto en mayo de 2014 como en febrero de 2015 las encuestas le daban la misma intención de voto. Sin embargo, desde febrero, el PSOE ha logrado subir unos 3 puntos en intención de voto. Esta subida seguramente sea debido a la caída de Podemos y a la recuperación de parte del electorado que se fue a la abstención y que viendo cerca las elecciones y que el PSOE tiene posibilidades de ganar y ha llevado a cabo una profunda renovación, darán su confianza al Partido Socialista. La inesperada gran victoria que el PSOE obtuvo en Andalucía ha reforzado a Pedro Sánchez y al PSOE, en su conjunto, haciendo que gran parte de la población vuelva a ver al PSOE como alternativa de gobierno al PP.

Hace unos meses, de mayo de 2014 a febrero de este año, muchos medios, políticos y analistas políticos han comparado la situación del PSOE con la que tuvo el PASOK griego. Sin embargo, ¿es la misma situación? No. El PSOE es un partido con 136 años de historia, que ha gobernado en todas las comunidades de España y que tiene más de 600.000 afiliados. El PASOK tiene tan solo 41 años y aunque tuvo mucha fuerza, en su proceso de desintegración no tuvo tanta fuerza como la que sigue teniendo el PSOE (recordemos la victoria que tuvo hace menos de un mes en Andalucía). Por lo tanto, no. El PSOE no es ni va a ser un nuevo PASOK.

El PSOE está llevando actualmente un proceso de renovación. Más del 80 % de los candidatos las elecciones municipales no estuvieron en las anteriores. Además, a las elecciones va a llevar en las listas un 20 % de independientes. Esto mejora la imagen y las expectativas electorales del PSOE. En este año, iba a haber tres elecciones decisivas que marcarán el resultado de las elecciones generales: las elecciones al Parlamento de Andalucía, las elecciones autonómicas y municipales y las elecciones catalanas (aunque estas últimas serán menos influyentes al haber un panorama político muy diferente que el del resto de España). De momento, la primera prueba la ha superado con éxito. Habrá que ver lo que hace en las elecciones municipales y autonómicas. La clave va estar en ganar o gobernar en la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana, además de recuperar Extremadura y Castilla-La Mancha y seguir gobernando en Asturias y Canarias. En cuanto a las ciudades que influirán en el resultado, la más importante será Madrid, donde tienen un candidato (Antonio Miguel Carmona) con bastantes posibilidades de lograr un buen resultado y recuperar Sevilla. Todas estas elecciones más lo que ocurra en las elecciones del Reino Unido y Portugal (países donde parece que los partidos socialdemócratas ganarán), determinarán en gran parte el resultado del PSOE en las elecciones generales. Lo que sí está claro es que el PSOE actualmente está en condiciones de ganar las elecciones.