Mongolia: el centroderechista Battulga gana las presidenciales con el 50,6 % de los votos

Battulga Khaltmaa se convertirá en el segundo presidente centroderechista de Mongolia de su historia. El candidato del Partido Democrático ha obtenido el 50,6 % de los votos en una segunda vuelta con un 60,9 % de participación (5,6 puntos menos que en 2013 y 7,4 puntos menos que en la primera vuelta). Khaltmaa, empresario y antigua estrella de las artes marciales (llegó a ganar una medalla de oro en el Campeonato Mundial de Sambo de 1983) ha conseguido imponerse al candidato del centroizquierdista Partido del Pueblo, Miyeegombo Enkhbold, con más de 110.000 votos de diferencia. Hay que destacar también el alto porcentaje de los votos en blanco y nulos, emitidos en señal de protesta contra ambos candidatos.

Battulga presidirá Mongolia durante los próximos 4 años, con un Parlamento ampliamente controlado por el socialista democrático Partido del Pueblo. La Constitución de Mongolia, que es una democracia parlamentaria, establece como poderes del Presidente, proponer al primer ministro (que debe ser votado por el Gran Jural del Estado, el parlamento mongol), vetar leyes del Parlamento (el veto presidencial puede ser anulado por dos tercios del Parlamento, mayoría que posee actualmente el Partido del Pueblo), elegir al presidente del Tribunal Supremo, actuar como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Mongolia, representar al país en el exterior, conceder indultos y declarar el estado de emergencia (decisión que puede ser anulada por el parlamento).

La elección del centroderechista Battulga se produce dos meses después de que el FMI concediese una ayuda financiera de 5.500 millones de dólares al Gobierno de Mongolia para estabilizar la economía. Su elección podría ser una respuesta de parte de la ciudadanía contra un rescate que va a requerir ciertas reformas impuestas por el FMI, entre ellas, recortes de gasto público y aumento de los impuestos. Battulga se ha presentado a las elecciones con la propuesta de un mayor control por parte del Gobierno de las minas, principal actividad económica del país, lo cual generó cierta preocupación entre los inversores.

Tras estas elecciones, el Gobierno centroizquierdista del Partido del Pueblo queda tocado, pues los resultados muestran las dudas de los electores sobre la recuperación económica del país y el reciente programa de ayuda financiera del FMI.