Alemania: victoria agridulce de Merkel, gran subida de AfD y fin de la ‘gran coalición’

Las elecciones federales de ayer en Alemania han dejado un panorama algo más difícil de lo esperado. La victoria de la CDU/CSU con un porcentaje menor de lo previsto; el hundimiento del SPD, que ya no volverá a formar parte del Gobierno de Merkel y pasará a la oposición; y el ascenso de AfD a costa del resto de partidos y, especialmente, la CDU, dificultan la formación de Gobierno. Tras los resultados, solo queda una opción de Gobierno: la llamada coalición Jamaica (por los colores negro, amarillo y verde de los partidos que la integran) de CDU/CSU, FDP y Verdes. El éxito de las negociaciones para formar un Gobierno de este tipo no está ni mucho menos garantizado. Son muchas las cuestiones que separan a estos tres partidos, entre ellos temas cruciales como la política de refugiados o la reforma de la eurozona.

Pero, sin duda, lo más destacado de las elecciones de ayer fue la vuelta de la extrema derecha al Parlamento alemán, por primera vez después de la Segunda Guerra Mundial. Alternativa para Alemania (AfD) ha entrado con mucha fuerza. Irrumpe como tercera fuerza con el 12,6 % y 94 escaños, y, de no ser porque el SPD va a dejar el Gobierno y pasar a la oposición, se convertiría en la primera fuerza de la oposición. Otra de las claves de las elecciones de ayer fue el resultado de democristianos y socialdemócratas, los dos principales partidos de Alemania y los que durante estos años han estado en el Gobierno. La CDU/CSU obtuvo un 33 %, cayendo 8,5 puntos, y 246 escaños (antes tenía 311). Es su peor resultado desde 1949. En el caso del SPD, cayeron hasta un 20,5 % (5,4 puntos menos) y obtuvieron 153 escaños (antes tenía 193). Es su peor resultado desde el restablecimiento de la democracia.

Además, los liberales del FDP consiguieron volver a entrar en el Parlamento, habiendo obtenido un resultado ligeramente mejor del previsto. Los liberales, que son unos de los partidos de los que depende el próximo Gobierno, obtuvieron un 10,7 % (5,9 puntos más) y 80 escaños. La Izquierda y Los Verdes obtuvieron unos resultados muy parecidos a los de 2013, con un 9,2 % (0,6 puntos más) y 69 escaños, y un 8,9 % (0,5 puntos más) y 67 escaños, respectivamente.