Andalucía: la abstención hunde al PSOE de Susana Díaz, la derecha gana la mayoría y Vox irrumpe con fuerza

Terremoto electoral en Andalucía. La izquierda pierde por primera vez en la historia de la democracia la mayoría en el Parlamento andaluz. La caída de la participación electoral, especialmente importante en feudos de la izquierda como Sevilla, Jaén o Cádiz, ha hecho desplomarse a los partidos de izquierda, tanto al PSOE como a Adelante Andalucía.

El PSOE-A de Susana Díaz vuelve a sufrir su peor resultado electoral de la historia y cae más de 7 puntos hasta el 28 %. Los socialistas logran 1 millón de votos, perdiendo 400.000 respecto a 2015, y obtienen 33 escaños, 14 menos que en 2015. Especialmente importante ha sido la caída socialista en Huelva, Sevilla, Cádiz y Granada, con caídas de entre 7 y 10 puntos. Tras el resultado, Susana Díaz ha reconocido el mal resultado electoral y ha hecho un “llamamiento a los demócratas para defender los valores constitucionales y frenar a la extrema derecha”.

El Partido Popular también ha sufrido una gran caída, perdiendo 6 puntos de voto respecto a 2015, obteniendo un 20,8 %. Los populares pierden más de 300.000 votos respecto a las últimas elecciones autonómicas, quedándose con 750.000, y pasan de 33 a 26 escaños. Pese a la movilización de la derecha, la subida de Ciudadanos y Vox han perjudicado gravemente al PP, registrando el peor resultado desde 1982. Aunque el resultado del PP ha sido muy negativo, la mayoría de derechas y mantenerse como segunda fuerza autonómica han servido de consuelo para la dirección del partido. Según han anunciado en su valoración de resultados, Juanma Moreno Bonilla se presentará como candidato para presidir la Junta, buscando el apoyo de Ciudadanos y Vox.

Ciudadanos sube y se sitúa como tercera fuerza política. El partido de Juan Marín sube hasta el 18,3 % y obtiene 660.000 votos, casi 300.000 más que en 2015. La formación naranja duplica sus resultados de 2015 y obtiene 21 escaños, 11 más que en las últimas elecciones. Especialmente importante ha sido la subida en Jaén, Córdoba y Cádiz. Pese a quedar como tercera fuerza, a más de 2 puntos del PP y a casi 10 del PSOE, Ciudadanos ha anunciado que presentará a Juan Marín como candidato a presidir la Junta.

Adelante Andalucía, la coalición de Podemos e IU, también ha sufrido un fuerte revés. En las últimas semanas se habían generado expectativas muy positivas sobre el resultado de las elecciones de hoy. Sin embargo, la coalición entre ambas formaciones no ha funcionado, como ya ocurrió en las elecciones generales de 2016. La suma de ambos partidos ha caído más de 5 puntos de voto respecto a 2015, consiguiendo un 16,2 %. Mientras que hace tres años, por separado, lograron 865.000 votos, ahora han obtenido apenas 585.000, 280.000 menos. Además, también han sufrido una caída en escaños, pasando de 20 a 17.

Por último, la sorpresa de las elecciones ha sido la fuerza con la que ha irrumpido Vox. Aunque las encuestas ya preveían una entrada del partido ultraderechista en el Parlamento con en torno al 5 % de los votos, la abstención y la tendencia al alza de la formación ultraconservadora durante la última semana, le ha llevado a conseguir un 11 % de los votos, casi 400.000. Así, el partido de Santiago Abascal ha conseguido entrar al Parlamento de Andalucía con 11 escaños. Especialmente importante ha sido el resultado en Almería, donde el partido se ha situado como tercera fuerza con un 16,8 % de los votos. La entrada de Vox en el Parlamento andaluz supone el mejor resultado de un partido de extrema derecha de la historia de la democracia española.