Islandia: las elecciones parlamentarias dejan un Parlamento más fragmentado

El conservador Partido de la Independencia ha vuelto a ganar las elecciones parlamentarias, como ha hecho históricamente en todas las elecciones salvo en 2009. El partido del primer ministro Bjarni Benediktsson ha obtenido un 25,3 % de los votos y 16 escaños, lo que supone una caída de 4 puntos de voto y 5 escaños respecto a las elecciones del año pasado. Por el contrario, el Movimiento de Izquierda-Verde logra subir aunque menos de lo esperado, situándose con un 16,9 % y 11 escaños. La Alianza Socialdemócrata logra duplicar su porcentaje de voto y su número de escaños, obteniendo un 12,1 % y 7 escaños. Como cuarta fuerza irrumpe el Partido del Centro, liderado por el exprimer ministro Sigmundur Davíð Gunnlaugsson (en ese momento, como líder del Partido Progresista), que dimitió el año pasado por su implicación en los papeles de Panamá. El Partido del Centro ha obtenido un 10,8 %, entrando en el Parlamento con 7 escaños. El Partido Progresista cae un punto hasta el 10,5 % y mantiene sus 8 escaños. El Partido Pirata es uno de los partidos que más ha perjudicado estas elecciones anticipadas, habiendo caído 5 puntos hasta un 9,2 % y pasando a tener 6 escaños. El populista Partido del Pueblo entra en el Parlamento con 4 escaños y un 6,9 % de los votos. El centroderechista Reforma, socio del Partido de la Independencia, cae hasta el 6,8 % y obtiene 4 escaños. Por último, Futuro Brillante se hunde hasta el 1,2 y pierde su representación parlamentaria.

Con estos resultados, es probable que las negociaciones para formar gobierno sean largas. Los partidos que el año pasado formaron Gobierno (Partido de la Independencia, Reforma y Futuro Brillante) han pasado de 32 a 20 escaños. Por el contrario, el bloque del centroizquierda con el Partido Pirata, ha obtenido 24 escaños, insuficientes para poder formar gobierno. Por otro lado, la entrada con fuerza del Partido del Centro les ha dado suficiente representación como para convertirse en un partido clave para la formación de gobierno. Sin embargo, la líder de la Izquierda-Verde ya ha descartado que este partido pueda formar parte de un gobierno suyo, por la implicación de su líder en los papeles de Panamá, lo cual dificulta más aún la formación de gobierno.